LA SIERRA DE LA MOSCA SÍ MERECE SER PROTEGIDA.

La singularidad faunística y botánica de la Sierra de la Mosca es innegable. Los estudios que lo demuestran y solicitan su protección son numerosos. Los valores paisajísticos, geológicos, arqueológicos, religiosos o recreativos complementan su importancia.

La primera propuesta de protección de la zona data de 1981 cuando el Ministerio de Obras Públicas publicó el Reconocimiento territorial de Extremadura, en el que se proponía la declaración de la Sierra de la Mosca como Parque Natural y de la que se afirmaba: «su vegetación característica es un alcornocal bien conservado con una gran densidad de aves de presa en sus inmediaciones». La misma figura, Parque Natural, solicitaba para la zona la Guía de la Naturaleza española, publicada por el diario El País (1991) y en la que se recogían las áreas de España que merecían algún grado de protección.

El prestigioso botánico Miguel Ladero elaboró, a instancias de la Junta de Extremadura, un Catálogo de Espacios Naturales Susceptibles de Conservación en Extremadura por sus valores botánicos (1991). Entre los siete espacios que propuso para su protección incluyó la finca de la Alberca por ser «un enclave único dentro de nuestra Autonomía. Refugio no sólo de plantas sino de ecosistemas vegetales únicos dentro del territorio provincial e incluso regional». Afirmaba que «como científicos señalamos el peligro que corre una de las joyas de nuestra región, comparable a Villuercas o a la Sierra de San Pedro. No por ser más pequeña en extensión tiene menos interés biológico». Concluyó solicitando su protección «ya que las comunidades y elementos biológicos allí existentes destacan por su rareza, fragilidad y singularidad».

En 1992 el Ministerio de Obras Públicas y Medio Ambiente publicó el Atlas de Espacios Naturales y Recursos Culturales en el que se recogían las áreas de alto valor ecológico de España. En el mismo se incluía a la Sierra de la Mosca como Área de Interés General; esta figura se aplicaba a «espacios que poseen variadas singularidades, todas ellas valiosas […] de indudable calidad ambiental y con una fuerte componente paisajística».

Monumento Natural para la zona El Portanchito-La Alberca, por sus valores botánicos y faunísticos, es la figura que propuso José María Corrales en su tesis doctoral (1994) señalando que esta zona «constituye un monte isla que destaca en la llanura cacereña. Esta posición le dota de importancia desde el punto de vista faunístico al albergar especies distintas a las del llano».

ADENEX incluyó esa misma propuesta en su Inventario de Espacios Naturales de Extremadura afirmando que la zona es el mejor representante de la dehesa basífila extremeña.

En 2007 esta asociación presentó alegaciones a la revisión del PGM de Cáceres solicitando la protección de la Sierra de la Mosca. La Junta de Extremadura respondió que la propuesta de protección «es muy acertada, pudiendo servir para equilibrar ambientalmente, aún más si cabe, el desarrollo urbano». El PGM actualmente en vigor (2010), afirma que «la vocación de la Sierrilla y la Montaña como espacios naturales a protegerse mantiene y acrecienta».

En 2019 se presentó ante la Junta una propuesta de protección como Paisaje Protegido para la Sierra de la Mosca acompañada de un amplio estudio elaborado por un grupo de investigadores y expertos como el geólogo Juan Gil, el botánico Fernando Durán y otros. En respuesta a esta petición la Junta solicitó informes a instituciones, facultades, ayuntamientos y asociaciones. ADENEX presentó el suyo (2020) en el que se hace un repaso histórico sobre las numerosas propuestas de protección de este área y se destaca que es el hábitat de al menos 89 especies protegidas, entre ellas 3 en peligro de extinción, y que 59 especies protegidas la utilizan como área de reproducción. Al menos 20 de estas especies están incluidas en el anexo I de la Directiva Aves de la UE que exige medidas de conservación especiales en cuanto a su hábitat.

Amenazada por construcciones y proyectos mineros, la Sierra de la Mosca tiene sobrados valores y méritos para ser protegida.

Antonio Díaz

Compartir en Redes Sociales

Imprimir   Correo electrónico