Actualidad en Adenex

Para estar al día de qué hacemos

LAS ONGS AMBIENTALES MANIFIESTAN SU PREOCUPACIÓN POR LA PELIGROSIDAD, CONTROL SANITARIO Y EFECTO CONTRAPRODUCENTE PARA EL CONTROL DE LA CAZA AL SALTO DEL JABALÍ EN LOS TÉRMINOS PROPUESTOS POR LA CONSEJERÍA.

El 25 de enero se ha celebrado una reunión extraordinaria del Consejo Extremeño de Caza donde se ha analizado y realizado aportaciones a un borrador de propuesta de reglamentación de la caza al salto, a ella ha asistido un representante de las asociaciones relacionadas con la defensa de la naturaleza de Extremadura.

En relación al proyecto de orden de la caza al salto recibida el representante ha rechazado la propuesta en los actuales términos haciendo observaciones y ha transmitiendo su preocupación por bastantes aspectos de la propuesta, la mayoría ya se habían expresado por escrito y en reunión previa del grupo de trabajo para la reforma del reglamento de la ley de caza y les sorprende que no se haya incluido ninguna de sus propuestas.

Desde estas organizaciones no están de acuerdo con que esta nueva modalidad vaya a servir para mejorar el control poblacional del jabalí, y más bien consideran que puede ser contraproducente, si aumenta la alimentación suplementaria, teniendo en cuenta la adaptabilidad del jabalí que aumenta las camadas y adelanta su reproducción en respuesta la mayor presión cinegética, por este motivo solicitan que no se permitan sueltas de jabalí de granjas cinegéticas en Extremadura y que no se permita la alimentación suplementaria, muy habitual especialmente en período estival, que está provocando, afirman, poblaciones por encima de la capacidad de carga del medio y daños a los ecosistemas y a la agricultura.

Avisan que la modalidad de jabalí al salto empleando cartucho bala que se propone conlleva bastante peligro para cualquier persona que pase por un camino público, permanezca en terrenos rústicos o para los propios cazadores que disparen una bala en dirección a un compañero que seguramente estará a poca distancia. Por ese motivo creen que se deben extremar las precauciones y tal como ya pidieron reiteran que se debe actuar con ellas como con cualquier otra acción de caza mayor, obligando a señalizarlas en los accesos practicables, con aviso previo a propietarios de las parcelas donde se desarrolle y con autorización o comunicación, para además facilitar la supervisión por parte de los agentes de medio natural y del SEPRONA, así como de las autoridades sanitarias. La propuesta actual dispone que no necesitan autorización ni comunicación previa lo que los ecologistas consideran un error, tampoco se prevé su señalización ya que tiene el mismo tratamiento en la práctica de la caza menor al salto o en mano con las que se podría practicar.

Han pedido que estas actividades de caza al salto, como las monterías y batidas se hagan públicas con la antelación posible en página web centralizada para que las empresas, colectivos, particulares o incluso administraciones públicas que realizan actividades en el medio natural puedan planificar sus actividades sin exponerse a situaciones de peligro o tener que modificarlas durante su celebración, por encontrarse una de estas acciones, lo que puede crear problemas importantes cuando los colectivos afectados sean numerosos, como suele ocurrir en marchas senderistas o actividades deportivas con cientos de participantes.

Desde estos colectivos quieren hacer ver que el perjuicio económico y social que conlleva que esto no se haga, como ya si se hace en otras comunidades autónomas, entienden que la planificación es fundamental para poder compatibilizar los usos, máxime cuando el turismo de naturaleza genera más beneficios económicos que la caza en Extremadura y tiene más potencial de crecimiento. Piden que no se anteponga la caza al resto de usos del medio natural.

Entienden que estas acciones deben tener un estricto control sanitario, por lo que piden que al menos sean comunicadas con antelación para poder planificar la labor de los veterinarios de guardia, la recogida de los sandach y prevenir el abandono de cadáveres que puedan tener patologías como la tuberculosis, porque en caso contrario este tipo de caza puede provocar el aumento de casos de enfermedades que los jabalíes puedan contraer, al consumir los cadáveres de sus congéneres muertos.

En las comarcas VC3 la modificación del reglamento autorizará batidas con el nombre de caza al salto con hasta 12 participantes y cazadores batiendo la mancha con hasta 15 perros hacia una línea de escopetas apostadas, estas acciones si necesitarán autorización y comunicación previo y conllevarán las mismas medidas que las batidas ya reglamentadas.

En cuanto a los terrenos cinegéticos donde se pretende desarrollar piden que se excluya aquellas zonas ubicadas a menos de 500 metros de viviendas por el peligro de accidentes con consecuencias mortales, muchas de estas viviendas en medio rural están incluidas en cotos sociales.

Desde estas organizaciones quieren hacer ver que en un país en el que este año ya han fallecido unas 70 personas por disparo con arma de fuego en acción cinegética, estando Extremadura a la cabeza en número de fallecidos per cápita, en esta situación actual de siniestralidad reglamentar esta actividad de caza al salto sin las debidas garantías, de señalización y previo aviso a propietarios, les parecería una imprudencia temeraria por parte de las autoridades.

Así mismo, se solicita que esta actividad económica contemple normativa relacionada con la seguridad ciudadana, laboral, de actividades recreativas o deportivas que aplique en cada caso, con el fin de velar por la integridad de las personas que participan directamente de esta actividad o que indirectamente puedan sufrir daños por el desarrollo de esta actividad económica en espacios naturales. Con el fin de evitar que se produzcan muertes por arma de fuego (reduciendo los casos habituales de este tipo de muertes) y en caso de que se produzcan accidentes (por arma de fuego u otro tipo) las consecuencias se minimicen, proveyendo estas actividades económicas con los equipos sanitarios dispuestos en la cantidad y calidad suficientes, en el perímetro donde se realice y durante el periodo que dure la actividad como ocurre en actividades deportivas, festejos u otras actividades que lleven implícito un riesgo para las personas. Asumiendo este coste las entidades que desarrollen la actividad cinegética.

Por otra parte también consideran que si tal y como se propone en el texto se dieran estas autorizaciones genéricas de caza al salto, sin autorización previa, podrían dar pie a la caza furtiva de otras especies de caza mayor como ciervos o corzos y dificultar la labor de control por parte de los Agentes de Medio Natural y del SEPRONA.
Por todo ello esperan que se revise la propuesta y se incluyan sus peticiones.

Desde estas organizaciones, por otra parte, se ha manifestado su oposición a las propuestas de alargar un mes más la temporada de caza para las sueltas y ojeos de perdices de granja que plantea la Consejería, ya que manifiestan su absoluta disconformidad con esta práctica que está poniendo en peligro el equilibrio de los ecosistemas y la población autóctona de perdiz, además de afectar al período reproductivo de muchas especies.

En ruegos y preguntas las organizaciones ecologistas han vuelto a pedir que habida cuenta del importante declive que llevan sufriendo ambas especies y el riesgo de sanción por parte de la Comunidad Europea que este verano no se cacen la tórtola europea y la codorniz en Extremadura, a lo que desde la sección de caza se ha replicado que su intención es que se cacen.

Este comunicado es apoyado por las ONGs Ambientales ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, ECOLOGISTAS EN ACCIÓN EXTREMADURA, ECOLOGISTAS EXTREMADURA, EL SABIO MUDO, GRUS, SEO/BIRDLIFE Y SOCIEDAD EXTREMEÑA DE ZOOLOGÍA.

 

LA PANDEMIA ATACA AL SECTOR DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL: LA SUPERVIVENCIA DE UNOS 20.000 PROFESIONALES Y MÁS DE 1.000 EQUIPAMIENTOS EN RIESGO

Cerrados total o parcialmente desde marzo de 2019, los equipamientos de educación ambiental (EA) y unos 20.000 profesionales vinculados al sector, nos enfrentamos a una situación económicamente precaria, y a la preocupación de que el trabajo de más de 40 años luchando por generar contextos de aprendizaje vinculados al medio ambiente, pueda desaparecer.
Somos un colectivo constituido principalmente por pequeñas empresas, situadas en espacios protegidos o bien en lugares de interés natural, rural y urbano: aulas de naturaleza, granjas escuela, aulas del mar, centros de interpretación, etc. Toda esta red de equipamientos suponen una herramienta esencial con la que llevar a cabo el necesario enfoque de la sociedad hacia una verdadera transición ecológica, en coherencia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Los equipamientos de EA somos un aliado fundamental del sistema educativo y los agentes sociales, ya que trabajamos con centros escolares y universitarios, familias, mayores, asociaciones, empresas, y administraciones.

Desde que se declaró el estado de alarma han sido suspendidas la mayor parte de las reservas de todos los colectivos. No sabemos el alcance que esto puede tener a lo largo del tiempo, pero nuestra situación es dramática. Nos hemos visto en la necesidad de hacer ERTES, para al menos proteger en parte los sueldos de los equipos humanos que trabajan en nuestros centros, pero los gastos fijos de mantenimiento son ineludibles. Venimos desde hace años intentando superar la crisis de 2007, y la mayoría tenemos préstamos y créditos que afrontar.
Desde todos los ámbitos sociales y políticos se habla repetidamente de lo importante que es la educación ambiental para encarar el futuro incierto que se avecina, así como para afrontar problemas ambientales tan graves como el cambio climático, pero parece que nunca llega el momento para impulsar desde las instituciones un programa sólido de educación ambiental.
Después de tantos años construyendo modelos de empleo verde, favoreciendo el asentamiento de población en entornos rurales y promoviendo la cultura del respeto a la vida y del pensamiento ecológico, tememos que nuestro sector pueda llegar a desaparecer. Retrocederemos muchos años, se perderán una gran cantidad de esfuerzos realizados y costará volver a remontar.
Desde la Red Estatal de Equipamientos de Educación Ambiental (REDEEA), lamentamos que se hayan destinado 4.200 millones de euros en el Plan de choque de la Hostelería, el Turismo y el Comercio, con ayudas a "actividades protegidas" donde se incluyen establecimientos de bebidas y actividades como juegos de azar y apuestas, y no se haya tenido en cuenta a las entidades de educación ambiental, cuya principal actividad es comprender y proteger los equilibrios socioambientales que sustentan la biodiversidad, la vida.
Por todo ello, desde REDEEA, demandamos a las autoridades competentes que tengan en cuenta al sector de la educación ambiental y no nos dejen caer, como también se hizo con jardines botánicos, parques zoológicos y reservas naturales, de modo que se nos pueda incluir como empresas destinatarias de fondos europeos.

ADENEX APOYA Y EMITE EL COMUNICADO DE LA RED ESTATAL DE EQUIPAMIENTOS DE EDUCACIÓN AMBIENTAL EN LOS MEDIOS EXTREMEÑOS

26 Enero de 2021. Día Mundial de la Educación Ambiental. El sector de la educación ambiental en grave crisis por la pandemia.

OTRO LINCE IBÉRICO ENCONTRADO MUERTO EN EL ENTORNO DEL RIO ORTIGAS

Voluntarios/as de Adenex, desarrollando su habitual labor de custodia del territorio, encontraron el domingo 17 de enero de 2021 en el entorno del río Ortigas, término municipal de Don Benito (Badajoz), un ejemplar muerto de lince ibérico, en este caso un cachorro de pocos meses. Inmediatamente se dio parte al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil y a responsables del Programa Iberlince, que actuaron en consecuencia. Por ahora, y a falta de la correspondiente autopsia, se desconocen las causas de la muerte pero dada la posición del cadáver y la juventud del ejemplar da la impresión de que éstas no fueron naturales.

Adenex destaca que el fatal hallazgo se hizo en un espacio natural protegido por la Red Natura 2000; ocurriendo además en una zona considerada por el Plan de Recuperación del Lince ibérico de la Junta de Extremadura como un “área crítica” para la reproducción de este amenazado felino. Lo que la convierte en una de las más importantes de Europa.

Adenex lamenta, y denuncia una vez más, que este área sufre frecuentes, continuas y constantes agresiones por el tránsito no autorizado de decenas de vehículos a motor de “tipo deportivo” y con fines de ocio tales como quads, motocicletas todo terreno y automóviles todo terreno. A su juicio estas prácticas suponen un grave atentado contra la Naturaleza; ya que genera un gran y grave impacto ambiental hacia la flora, la fauna y el paisaje; y en especial sobre el lince ibérico. La realización de estas actividades parecen incumplir de manera fehaciente las normas legales de protección de la biodiversidad y del medio natural, sean estas de rango nacional, autonómico y/o local. Sin que se perciba que las Administraciones Públicas competentes en la materia realicen acción alguna de tipo preventivo y/o punitivo que las evite.

Adenex considera absurdo, incoherente y a todas luces un gran derroche desde cualquier punto de vista en la gestión de la biodiversidad de Extremadura, que se dediquen miles de euros para la conservación de especies en reconocido peligro de extinción como es el lince ibérico, y luego no se haga nada ante prácticas de ocio muy impactantes, minoritarias con respecto a la población general y que se contraponen frontalmente con los fines y medidas propuestas en planes y leyes protectoras.
No entiende tampoco que el disfrute de pocos conlleve la destrucción del patrimonio natural protegido de Extremadura y sus valores que son propiedad de todos y todas. Y que además, pongan en grave peligro la integridad física de aquellos otros ciudadanos y ciudadanas que deciden pasear o practicar actividades de ocio sostenible en la naturaleza.
—————-
Anexo:
Leyes y artículos de las mismas que se creen vulnerados por las prácticas denunciadas.
LEY 8/1998, de 26 de junio, de conservación de la naturaleza y de espacios naturales de Extremadura.
En lo referente a los usos incompatibles, la amenaza a especies protegidas y las infracciones que pueden cometerse.
Art. 46.Usos incompatibles.
Se consideran como tales los usos y actividades establecidos en el instrumento de planeamiento correspondiente no acordes con las finalidades de protección de cada espacio natural. Sin perjuicio de los usos incompatibles, si los hubiera, y que puedan establecerse en dicho planeamiento, se consideran como tales, en particular, los siguientes:
e) La emisión de ruidos, destellos luminosos u otras formas de energía que perturben la tranquilidad de las especies.
n) La utilización de vehículos todo terreno, así como de otros a motor que puedan dañar la integridad del espacio natural, fuera de los lugares autorizados.
ORDEN de 5 de mayo de 2016 por la que se aprueba el Plan de Recuperación del Lince Ibérico (Lynx pardinus) en Extremadura.
4.2. Actividades encaminadas a reducir las molestias y la mortalidad no natural.
4.2.1. En las zonas de reproducción, quedará limitado el uso de la red de caminos públicos durante el periodo de crianza de cachorros, prohibiéndose el acceso a los mismos a todas las personas ajenas a las explotaciones agropecuarias y cinegéticas.
4.2.2. En las zonas de reproducción podrán ser reguladas actividades no recogidas en la normativa de impacto ambiental, tales como recogida de leña, corcho, recolección de plantas y frutos (setas, piña, espárragos,…) apicultura, rutas a caballo, en bicicleta y con toda clase de vehículos, senderismo y cualquier otra que se considere perjudicial para el lince ibérico.

LA REALIDAD DE LAS PLANTAS TERMOSOLARES EN EL TÉRMINO MUNICIPAL DE FREGENAL DE LA SIERRA

 

 

La instalación de parques termosolares en el término municipal de Fregenal fue anunciada en 2019 con proyectos como el presentado por la empresa Asoleo Techos Solares Naranja S. L. Con posterioridad, una filial de la multinacional anunció una de sus instalaciones en nuestro pueblo. Si tenemos en cuenta la situación de desempleo crónico de la comarca, es comprensible que el anuncio de una de las empresas, relacionado con la demanda de entre 75 y 100 puestos de trabajo durante el período de construcción, haya generado las correspondientes expectativas en la localidad, tanto en la corporación municipal como en la ciudadanía.

La situación de paro crónico en Extremadura, con las consecuencias de despoblación creciente – se han perdido 60.000 habitantes en la última década en un censo que a duras penas llega al millón de habitantes- nos hace entender el interés que estos proyectos suscitan, pues la situación de “demotanasia” de la región, donde las bajas tasas de natalidad y el envejecimiento amenazan con una conversión del territorio en desierto demográfico, no pueden conducirnos a contemplar las propuestas que demandan empleo con frivolidad. Del mismo modo, la perentoria necesidad de repensar el modelo energético para luchar contra las emisiones de CO2 causantes del Calentamiento Global, hace más que necesaria la apuesta por energías renovables (termosolar, fotovoltaica y maremotriz).

LA SIERRA DE LA MOSCA SÍ MERECE SER PROTEGIDA.

La singularidad faunística y botánica de la Sierra de la Mosca es innegable. Los estudios que lo demuestran y solicitan su protección son numerosos. Los valores paisajísticos, geológicos, arqueológicos, religiosos o recreativos complementan su importancia.

La primera propuesta de protección de la zona data de 1981 cuando el Ministerio de Obras Públicas publicó el Reconocimiento territorial de Extremadura, en el que se proponía la declaración de la Sierra de la Mosca como Parque Natural y de la que se afirmaba: «su vegetación característica es un alcornocal bien conservado con una gran densidad de aves de presa en sus inmediaciones». La misma figura, Parque Natural, solicitaba para la zona la Guía de la Naturaleza española, publicada por el diario El País (1991) y en la que se recogían las áreas de España que merecían algún grado de protección.

El prestigioso botánico Miguel Ladero elaboró, a instancias de la Junta de Extremadura, un Catálogo de Espacios Naturales Susceptibles de Conservación en Extremadura por sus valores botánicos (1991). Entre los siete espacios que propuso para su protección incluyó la finca de la Alberca por ser «un enclave único dentro de nuestra Autonomía. Refugio no sólo de plantas sino de ecosistemas vegetales únicos dentro del territorio provincial e incluso regional». Afirmaba que «como científicos señalamos el peligro que corre una de las joyas de nuestra región, comparable a Villuercas o a la Sierra de San Pedro. No por ser más pequeña en extensión tiene menos interés biológico». Concluyó solicitando su protección «ya que las comunidades y elementos biológicos allí existentes destacan por su rareza, fragilidad y singularidad».

En 1992 el Ministerio de Obras Públicas y Medio Ambiente publicó el Atlas de Espacios Naturales y Recursos Culturales en el que se recogían las áreas de alto valor ecológico de España. En el mismo se incluía a la Sierra de la Mosca como Área de Interés General; esta figura se aplicaba a «espacios que poseen variadas singularidades, todas ellas valiosas […] de indudable calidad ambiental y con una fuerte componente paisajística».

Monumento Natural para la zona El Portanchito-La Alberca, por sus valores botánicos y faunísticos, es la figura que propuso José María Corrales en su tesis doctoral (1994) señalando que esta zona «constituye un monte isla que destaca en la llanura cacereña. Esta posición le dota de importancia desde el punto de vista faunístico al albergar especies distintas a las del llano».

ADENEX incluyó esa misma propuesta en su Inventario de Espacios Naturales de Extremadura afirmando que la zona es el mejor representante de la dehesa basífila extremeña.

En 2007 esta asociación presentó alegaciones a la revisión del PGM de Cáceres solicitando la protección de la Sierra de la Mosca. La Junta de Extremadura respondió que la propuesta de protección «es muy acertada, pudiendo servir para equilibrar ambientalmente, aún más si cabe, el desarrollo urbano». El PGM actualmente en vigor (2010), afirma que «la vocación de la Sierrilla y la Montaña como espacios naturales a protegerse mantiene y acrecienta».

En 2019 se presentó ante la Junta una propuesta de protección como Paisaje Protegido para la Sierra de la Mosca acompañada de un amplio estudio elaborado por un grupo de investigadores y expertos como el geólogo Juan Gil, el botánico Fernando Durán y otros. En respuesta a esta petición la Junta solicitó informes a instituciones, facultades, ayuntamientos y asociaciones. ADENEX presentó el suyo (2020) en el que se hace un repaso histórico sobre las numerosas propuestas de protección de este área y se destaca que es el hábitat de al menos 89 especies protegidas, entre ellas 3 en peligro de extinción, y que 59 especies protegidas la utilizan como área de reproducción. Al menos 20 de estas especies están incluidas en el anexo I de la Directiva Aves de la UE que exige medidas de conservación especiales en cuanto a su hábitat.

Amenazada por construcciones y proyectos mineros, la Sierra de la Mosca tiene sobrados valores y méritos para ser protegida.

Antonio Díaz

Contacto

    

Plaza de Santo Angel, 1
06800 Mérida (Extremadura)

 

telf: +34 924 387 189

 

 adenex@adenex.org

 

Síguenos